Impresoras Láser blanco y negro

FUNCIONAMIENTO DE UNA IMPRESORA LÁSER DE B/N

La impresión más extendida en el ámbito laboral

Aunque a priori parezca tecnología de última generación, este tipo de impresora se inventó en los años 70 por Gary Starkweather. Este octogenario ex-trabajador de Apple y Microsoft entre otros, fue el que ideó este modo de impresión que, aunque ha evolucionado mucho, a día de hoy sigue los 7 pasos originales de funcionamiento.

 

EMPECEMOS POR EL PRINCIPIO.

El cliclo comienza desde el momento en el que enviamos a imprimir un archivo. El “driver” que tenemos instalado en nuestro equipo traduce el archivo en cuestión a un “lenguaje” que pueda entender la impresora. Aquí es cuando ésta convierte la información en impulsos luminosos en el LÁSER. Veamos los 7 pasos originales de Starkweather.

 

PASO 1
Curiosamente el primer paso es el de limpieza del tambor tras todos los pasos anteriores. En este paso el tambor fotoreceptor está listo para trabajar pero, ¿qué es un tambor?

 

PASO 2

El tambor es un cilindro fotosensible que, en el paso 2, se carga negativamente gracias a la aplicación de una carga negativa de alto voltaje.

 

PASO 3
En el paso 3 aparece nuestro olvidado láser, ese que estaba traduciendo la información que le llega desde el ordenador. El haz de luz que emite es proyectado en un espejo de 6 lados que está montado en un eje que gira. La proyección reflejada en el cristal pasa a través de unas lentes que enfocan el haz de luz sobre el tambor, que a su vez gira. Como el tambor es foto sensible, las zonas irradiadas por el láser pasarán a tener carga positiva. Con lo cual, hasta ahora, tenemos un tambor que tiene zonas con carga positiva y otras con carga negativa.

 

PASO 4
El tambor sigue girando y llega a rozar con otro rodillo, el cual está totalmente cubierto de polvo de tóner. Este polvo contiene metal, el cual está cargado negativamente (polaridad negativa), se adhiere al tambor solo en las zonas cargadas positivamente que han sido estimuladas por el haz del láser. A este principio se le conoce como ley de cargas. Ahora tenemos un tambor con zonas en las que tiene adherido polvo de tóner.

 

PASO 5
Los rodillos de recogida del papel toman una hoja de la bandeja y la conducen por la ruta de papel de la impresora hasta que toca con nuestro tambor. Pero justo antes de tocar, el papel recibe una fuerte carga positiva, adquiriendo éste una polaridad positiva. Al finalizar este paso seguimos teniendo nuestro tambor parcialmente “manchado” de tóner y un papel con carga positiva.

 

PASO 6
En este paso sucede una transferencia parecida a la del paso 4, pero esta vez es el tambor el que tiene el polvo de tóner y el papel el que posee la carga positiva. La carga positi va del papel es tan fuerte que las partículas de polvo de tóner se transfieren al papel en el momento en que entran en contacto. Al final de este paso tenemos tambor con menos tóner porque prácticamente todo el polvo se ha pegado al papel por diferencia de carga eléctrica.

 

PASO 7
En este paso ya no participa el tambor, el cual vuelve a iniciar el paso 1. El papel con el polvo de tóner adherido aún no está fijado por completo y con un simple soplido se podría separar del papel. En este paso el papel pasa a través de una pieza llamada fusor o fijador, compuesta por dos rodillos, uno caliente y otro de goma. Éste último se encarga de presionar el papel con el polvo de tóner contra el otro rodillo caliente de manera que el polvo se funde quedando adherido de por vida al papel. Al final de este paso hemos completado la impresión y el papel sale de la máquina.

Terminado el paso 7 la impresión en blanco y negro habría finalizado. En próximos post descubriremos cómo funciona una impresora láser de color.

Si te ha gustado esta entrada, recuerda sus cribirte para no perderte ninguna entrada.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *